Urvdrèn Zuèrkl #8

Saludos desde el Limbo, y es que hasta las almas perdidas como la mía, también merecemos descanso y desaparecer del mundanal ruido durante un tiempo, pero no penséis que os he olvidado, no, simplemente estoy en otro punto existencial, y desde allí os propongo, como siempre, cuatro bandas que espero os gusten.

Comenzamos, como alguna otra vez, desde Finlandia, con Epäihminen, una one-man band liderada por un tipo que se apoda igual, y es de esas bandas que supuestamente existen desde hace tiempo, 2004, pero que no han comenzado a lanzar cosas, y a espuertas, hasta recientemente, y este año ya lleva tres larga duración.
Sus temas se llaman Op. (¿opus?) y un número, y aunque luego no los lanza en orden, al parecer sí que existe susodicho orden, es realmente curioso.
Epäihminen nos traen un black ambiental bastante moderno y atmosférico, tocando todo tipo de post-loquesea, e incluso flirteando con el drone, ser tan activo es lo que tiene, sale mucha morralla, pero también salen cosas interesantes, al menos se merece una escucha.

Desde la Bretaña francesa nos llegan Fallakr, una banda que hace un black muy típico francés, con melodía pero clásico, potente y aún así con bastantes cambios de ritmo, como casi siempre, Francia no defrauda, y ésta no es la excepción, con su primer disco titulado LVC, habrá que estar atentos a futuras cosas.

Ash Borer es una banda estadounidense relativamente conocida que hace un black bastante potente aún atmosférico muy característico, dos de sus miembros son muy activos y no paran de crear proyectos paralelos, uno de esos proyectos es Uškumgallu. Aunque existen solo desde este mismo año, no se cansan de sacar cosas y ya tienen cuatro EPs hasta el momento, muy en su estilo, bastante crudo pero atmosférico, con retazos de noise, interesante.

Y ya que estamos en el continente norteamericano, me retiro con otra one-man band, en este caso nos llega de Montreal y se llama Ether, liderada por Scythrawl. En 2004 lanzó su primer larga duración, titulado Depraved, Repressed, Feelings, un disco potente y directo, a pesar de poder considerarse dentro del, por aquel entonces muy de moda DSBM, o más bien cercano al black rock más ligero pero honesto de bandas como Lifelover, aunque a su modo, muy diferentes.
Hace unas semanas sacó “la continuación”, su segundo disco, Hymns Of Failures, diferente, y en mi humilde opinión, muy inferior, sigue siendo un disco conceptual bastante filosófico e interesante en sus letras, pero que musicalmente no parece dejar claras sus influencias, incluso con toques de hardcore, el resultado es un poco raro, pero curioso, vosotros decidís, ; )

“Nos encontraremos en la ciudad de Ulthar”

 

Espacio publicitario

0 Comentarios

Únete a la conversación →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR